Nuestra Vocación, Nuestro Futuro..

Descubrir la verdadera vocación es una decisión compleja, que debe ser asumida con reflexión y serenidad, relacionando la propia capacidad y habilidades innatas con los sueños de futuro y la salida profesional o laboral que se tiene en mente.

Muchas veces, se elige una carrera por “amiguismo”, por pretensiones de la familia o por los estereotipos conocidos de las profesiones. Estos errores, por citar los más comunes, se repiten década tras década, generando cambios a futuro de carrera y profesión, al darse cuenta que lo elegido no era lo esperado.

El primer paso a seguir es la evaluación de las capacidades y preferencias propias. Mirar, retrospectivamente, para descubrir la materia o temas en los que se haya sobresalido o dedicado tiempo con pasión y placer, por el simple hecho de llevarlas a cabo.

Los Test Vocacionales, suelen ser utilizados como una herramienta de búsqueda y orientación. Sin embargo, es necesario aclarar que distan mucho de ser 100% efectivos. Deberían ser tomados, simplemente, como ayuda para valorar e identificar, de la manera más objetiva posible, aquellas áreas en las que se cuenta con mayores aptitudes o limitaciones y para poder delinear la definición de un desempeño profesional competitivo en el futuro.

Además, es necesario indagar sobre la profesión y tener un mayor conocimiento de las exigencias de las tareas o actividades que demanda. Es fundamental pensar en el trabajo real que se tendrá que desarrollar todos los días y que, muy probablemente, no siempre iría acompañado de extraordinarias emociones y gran reconocimiento social. En otras palabras, obtener la mayor información posible y de diferentes fuentes, para conocer, realmente, en qué consiste la carrera elegida.

Otro de los aspectos a tener en cuenta, en la búsqueda de conocimiento del entorno, es saber cómo funciona el mercado laboral, conocer los elementos que influyen en la relación entre la oferta y la demanda de empleo y las carreras que presentan mejores perspectivas de futuro. Obviamente, siempre es recomendable optar por elegir la verdadera vocación aunque las perspectivas de ocupación que ofrezca la profesión no sean las mejores. Si éste fuera el caso, requerirá de un mayor esfuerzo y formación para lograr un alto grado de especialización y competitividad en la consecución del fin propuesto.

TOMAR LA DECISION

La elección de una profesión va a determinar, en gran medida, el futuro profesional y personal. Por ello, es importante reflexionar sobre la totalidad de los aspectos inherentes a la formación y el ejercicio de la carrera, con familiares, amigos y profesionales que puedan aportar diversos puntos de vista de invalorable interés. No obstante, la decisión final deberá ser adoptada en forma individual y en soledad, sin corresponsabilidad alguna. •          rdb